Después de ver la ventana un momento, el perro decide que hay que redecorar un poco la casa.

Cuando por fin llega su dueña, el perro se queda parado como si sintiera orgullo por todo lo que ha hecho en la casa para ayudar mientras estaba solo.