Claro, un té cae bien en las mañanas o por las noches, pero en vez de tirar esas bolsitas de té hay muchas cosas para lo que las puedes aprovechar. Aquí hay unas ideas:

Refresca tu refrigerador

¿Huele mal tu refrigerador? Junta tus bolsas de té en un plato o una taza dentro del refrigerador por unos días. Absorberán los malos olores del refri para que huela fresco.

Refresca la basura

El mismo truco que con el refrigerador funciona para tu bote de basura.

Marina carnes

¿Has oído hablar de marinar carnes con cerveza o vino, no? Puedes hacer lo mismo con el té.

Dale sabor al arroz

Mientras preparas el arroz, mete una bolsa mientras hierve el agua. El sabor resultante será ligero pero muy rico.

Alivia el dolor de los dientes

Si sientes dolor en un diente, simplemente metete una bolsa de té a la boca y presionala contra el diente afectado para reducir el dolor. No es sustituto para ir al dentista, pero te ayudará a aguantar en lo que puedes hacer una cita.

Alivia las quemaduras del sol

Aplicar las bolsas de té usadas en la piel quemada por el sol aliviará el dolor, sirve igual para pequeñas heridas.

Lava tus platos

Si tienes unos platos particularmente difíciles de limpiar, remojalos en el lavabo con una bolsa de té o dos. Esto descompondrá la grasa y los aceites para que sea más fácil de limpiar.

Enjuaga tus pies

El té puede suavizar los callos y desodorizar tus pies de manera natural con una bolsa o dos en una cubeta con agua caliente.

Limpia tus muebles de madera

El té sirve como pulidor natural para los muebles de madera. Simplemente introduce un poco de té recién hecho en la cubeta y usalo por toda la casa. Recomendamos que pruebes en una pequeña zona primero para evitar errores o problemas.

Publicado por Othón Vélez O’Brien.