Si eres de aquellos que odian que invadan su espacio personal, entonces entenderás que los elevadores no son algo que te fascina usar. Ni hablar de elevadores pequeños llenos de gente donde ya se pierde todo respeto por el concepto del espacio personal o como mínimo, no te sientes cómodo. Sin embargo, al menos la situación no suele ser como en el elevador de este video. 

Publicado por Othón Vélez O’Brien.